EN MEMORIA DE CARLOS MARIO “EL COPER”; UN LEGADO ARTÍSTICO DE NUEVO CASAS GRANDES


Sin lugar a dudas, una joven promesa de Nuevo Casas Grandes se vio truncada el pasado 5 de mayo, cuando se dio a conocer el fallecimiento de Carlos Mario “Coper” Solís Reyes. Su talento y legado en las artes permanecerá; no solo en la memoria de quienes tuvieron la fortuna de conocerlo, sino en el colectivo imaginario. Así como en las numerosas obras que perdurarán y que pueden ser observadas en diversos puntos de esta ciudad.

A muy temprana edad, desde que cursaba la escuela secundaria en esta ciudad dio muestras de creatividad y talento para el arte urbano. A los 16 años comenzó utilizando las diversas técnicas de la pintura y su primer trabajo fue elaborado en el año 2008. Continuó con sus estudios en la escuela preparatoria Francisco Villa, pero no concluyó sus estudios, su vocación por el arte absorbió todo su tiempo y dedicación.

“El Coper” como fue conocido por sus amigos nació el 10 de octubre de 1991. Era un joven de carácter noble, pero a la vez muy temperamental, rasgo que es característico de los grandes artistas. Con su familia fue siempre muy dedicado, en todo momento tuvo muestras de afecto y buscó la manera de ayudar en casa. Fuera de su hogar, se ganó el respeto y la admiración de otros artistas urbanos. A pesar de que siempre estuvo por su cuenta y no perteneció a ningún grupo artístico de la localidad, sus obras, su arte, le valieron para entrelazar grandes amistades, inclusive fuera de la ciudad.

Su tía Guadalupe, recuerda que una compañía de Guadalajara lo contactó para que se encargara de un proyecto en una feria. Se le encomendó pintar todas las figuras que formaban parte de un carrusel, así como la decoración del interior del carrusel. Su trabajo final, dejó un gran sabor de boca.

“Carlos Mario era muy detallado en todo lo que hacía. Era muy exigente con él mismo y siempre estaba pintando porque eso lo hacía muy feliz. Además de sus trabajos realizados en murales, contaba con muchos cuadros con sus pinturas. Recientemente, le regaló a un amigo suyo una de ellas. Fue una forma de Carlos Mario para agradecerle por todo el apoyo que siempre le brindó; para que él pudiera realizar lo que más le gustaba hacer, pintar”, recordó.

Sin importar su corta edad - falleció a la edad de 28 años – “El Coper” dejó en claro que tenía fijos sus objetivos en la vida. Evidentemente para su familia y amistades, su partida resulta una gran pérdida. Pero en la memoria colectiva de Nuevo Casas Grandes, su recuerdo quedará grabado en los murales que con tanta pasión plasmó.

Lo que comenzó con la elaboración de bocetos en hojas de cuaderno, terminó con grandes expresiones de arte urbano. Una muestra de su talento se encuentra en colonia Madero. Allí realizó la pintura de un Nacimiento, justo en lo más alto del Cerro de la Cruz, así como en el altar de la iglesia de esta comunidad rural.

Algunas de sus obras se pueden observar en la Macroplaza Bicentenario, en el Parque Extremo, entre otros lugares. Su talento fue tan reconocido que era contratado por algunas empresas y comercios de esta ciudad. Pero también logró la perfección en la técnica del aerógrafo sin presión, como lo reconoció él mismo en su perfil de Facebook en donde publicaba los avances de su trabajo, que era más que evidente, le llenaba de orgullo aplicar está técnica para ayudar en la promoción de establecimientos en la ciudad.

Carlos Mario “Coper” Solís Reyes, participó en diversas competencias artísticas dentro y fuera del Municipio. La más reciente fue su destacada participación en la convocatoria que lanzó la Dirección de Cultura de la Administración Municipal 2018 -2021, con motivo de la edición del 1er Festival “Vida y Muerte”, en donde obtuvo el primer lugar. Su mural se encuentra plasmado en el acceso a las instalaciones del panteón municipal “Luz Eterna”. Fue un artista urbano muy activo en las actividades que la Presidencia Municipal realizaba; contó con el respaldo, así como el reconocimiento del Presidente Municipal Héctor Mario Galaz, de su talento y su arte.

“El Coper” vivía de y para su arte. No tenía ningún otro tipo de trabajo y siempre contó con el respaldo de su familia. Sus padres Olivia Reyes Gómez y Juan Manuel Solís Calderón, hermanos, tíos, tías, en fin todo Nuevo Casas Grandes, se duele con esta terrible pérdida.

Pero si en algo coincide su familia, es en reconocer que vivió feliz porque disfrutaba mucho con lo que hacía. Además, el nacimiento de su pequeña hija de apenas un año y meses, se convirtió en el mayor de sus orgullos y su inspiración para pintar hasta el último día.

El cuerpo de este gran artista urbano será cremado en el municipio de Namiquipa y sus cenizas regresarán para permanecerán en casa de sus padres. El Profe Galaz Presidente Municipal envía un mensaje de condolencia a la familia y amigos de Carlos Mario “El Coper” Solís Reyes por tan irreparable pérdida. Descanse en paz.